La mayoría de sus casas son antiguas, aunque muchas de ellas han sido reformadas. Al pie de ellas y marcando el inmediato comienzo de la huerta, la acequia, cuyas aguas hasta hace pocos años provenían de las simas, que son ojos o emanaciones de ríos subterráneos y que todavía hoy dan origen a leyendas y mitos. Al traspasar la acequia nos encontramos ya de lleno en la huerta que se distingue de muchas otras poblaciones por su inmediata proximidad a las casas, situación que la hace cómoda y asequible.

 
CASAS ANTIGUAS
 
CASAS NUEVAS

Testimonio del ayer, se conserva todavía la Fuente de los años cincuenta, gracias a la cual, Las Rinconadas se abastecía de agua potable. Era normal ver a las mujeres con cántaros en la cabeza y en los brazos, acarreando el agua, acompañadas de niños con botijos. Mientras esperaban su turno para llenar sus recipientes, los alrededores de la fuente eran lugar de comentarios, habladurías, y tímidos cortejos. A su lado está situado el abrevadero recuerdo perenne de la necesidad de saciar la sed de las muchas caballerías que existían antaño.

Quedan vestigios de una antigua mina de sal abandonada; también existen canteras y hornos de yeso ya en desuso.

Antiguamente fue una huerta rica y fértil pero, como pasó en la mayoría de los lugares, la emigración frenó considerablemente su prosperidad. Actualmente se halla en proceso de recuperación, pues, aunque económicamente no es rentable, los rinconeros y rinconeras no dejan de trabajarla, fruto de su empeño de recuperarla.

Pasear por la huerta es un placer que sorprende aún más cuando te encuentras con el Turia castellano. Siguiendo río abajo, paseándote por su ribera entre chopos y tamarices, oirás el canto de los ruiseñores y jilgueros, y verás algún pescador de barbos, truchas y anguilas.

Es un lugar apacible que te relajará y te sorprenderá cuando, pasado un pequeño puente divises otro río, el Arcos, que, siendo mucho más pequeño, se deja abrazar por el Turia, y, en este abrazo, se funde, renunciando así a su existencia. 

Aunque Las Rinconadas acusó muchos años la emigración, desde hace 16 años está reviviendo notablemente. La creación de la Asociación Cultural Social Recreativa Rinconadas (ACSRR) ha contribuido notablemente a este proceso. Las Rinconadas se han convertido en un punto de reencuentro de sus hijos que emigraron y de familiares y amigos que gustan de disfrutar y compartir de tan apacible lugar, que durante Agosto se transforma para dar paso a sus FIESTAS DE VERANO.

Pero no solamente se organizan las Fiestas, sorprendentemente los rinconeros se unen para, con su esfuerzo económico, hacer un local social, biblioteca, escenario, pista de baile, parque infantil y otros proyectos que se harán pronto realidad. 

Tú también quedarás sorprendido al comprobar que la unión de los rinconeros es capaz de hacer realidad cualquier sueño... Acude con tiempo, no vayas de paso. En Rinconadas hay muchos rincones dignos de ser descubiertos por ti, porque como dijo un niño - pequeño trovador - parece un RINCÓN de las hADAS (RINCONADAS).

Si quieres saber cómo llegar, pulsa aquí.

Fotos de nuestra maravillosa aldea: (Haz click sobre la foto para verla más grande)

       
         

 

Para ver más fotos, [pulsa aquí]

 

lasrinconadas.net 2008© Todos los derechos reservados
webmaster@lasrinconadas.net